sábado, 17 de diciembre de 2011

Dante y Whitman


Estoy releyendo La Divina Comedia de Dante Alighieri luego de un montón de años, en una edición que heredé de mi abuelo. Es una traducción al español por Juan de la Pëzuela (1865), Ed. Aguilar, Madrid, 1960.

Hace pocos días, al llegar al final del Infierno (Canto XXXIV), me encontré con estas líneas, en las que, luego de andar por el oscuro lugar, Dante y Virgilio salen finalmente a la superficie.

Mi guía y yo por esa senda oscura
entramos a volver al claro mundo;
y ya el descanso sin tener en cura,

subimos, yo primero y él segundo;
tanto, que en parte vi las cosas bellas
que el cielo adornan, por buzón rotundo;
y dél salí a gozar de las estrellas.


La línea final tuvo un rebote instantáneo en mi memoria: “y contemplé en silencio perfecto las estrellas”.

Sentí una vieja emoción y extrañé de inmediato a Walt Whitman, pero tuvieron que pasar varios días para que pudiera teclear estas líneas. No he encontrado el libro en casa (¡dónde estará!), pero hoy ya pude googlear a ese gringo maravilloso al que llegué a través del viejo maestro Borges, y he releído partes de Hojas de Hierba (Leaves of Grass), y me he emocionado de nuevo. En cuanto acabe con Dante volveré a leer a Walt, y de seguro a Borges.

He aquí el poema:

Cuando escuché al docto astrónomo,
Cuando las pruebas, las cifras se ordenaron en columnas ante mí,
Cuando me fueron enseñados los cuadros, los diagramas, las sumas, divisiones y medidas,
Cuando sentado escuché al astrónomo que en la sala de conferencias conferenciaba entre aplausos,
Cuánto y qué pronto me sentí hastiado y cansado,
Hasta el punto de incorporarme, escabullirme y partir solo
Hacia el místico aire húmedo de la noche, donde de vez en cuando
Contemplé en perfecto silencio las estrellas.


Y el original :

When I Heard the Learn'd Astronomer,
When the proofs, the figures, were ranged in columns before me,
When I was shown the charts and diagrams, to add, divide, and measure them,
When I sitting heard the astronomer where he lectured with much applause in the lecture-room,
How soon unaccountable I became tired and sick,
Till rising and gliding out I wander'd off by myself,
In the mystical moist night-air, and from time to time,
Look'd up in perfect silence at the stars.



De niño, en zona entonces poco habitada de lo que ahora es San Borja , me tumbaba en el jardín de la casa familiar a mirar las estrellas, con un mapa que tenía marcadas las principales con puntos fosforescentes, y se graduaba para ver cómo estaba el cielo en esa la fecha y hora actuales. Una maravilla. Con los años Lima se hizo más nublada, el barrio se iluminó con más y más casas vecinas, y las estrellas se escondieron casi todas.

Luego, cuando hacía trekking, muchas veces salí callado de la carpa a pasar frío en noches andinas, para poder contemplar, en el húmedo aire nocturno, y en silencio perfecto, ese cielo estrellado, esa hermosa Vía Láctea que llevo años sin ver.




Nota: “Mi” traducción es algo pesada de leer, no por nada es de mediados del siglo XIX, y aún entonces la acusaban de usar palabras inusuales. Además el traductor trató de respetar el ritmo preciso de cada terceto, y eso se la hizo más difícil. Por eso googleé un poco y encontré otra traducción, creo que es más clara, pero el “de nuevo” arruina la similitud con la de Whitman. Es de Luis Martínez de Merlo (Cátedra, Madrid). Transcribo aquí el párrafo que nos importa ahora:

Mi guía y yo por esa oculta senda
fuimos para volver al claro mundo;
y sin preocupación de descansar,

subimos, él primero y yo después,
hasta que nos dejó mirar el cielo
un agujero, por el cual salimos
a contemplar de nuevo las estrellas.

No deja de hacerme sonreír que cada traductor decide distinto quién subió primero; he buscado el texto original para ver a quién le creo pero no lo encuentro. Si alguien lo tiene, por favor alcánceme el Canto XXXIV del Infierno.

3 comentarios:

  1. Lo duca e io per quel cammino ascoso
    intrammo a ritornar nel chiaro mondo;
    e sanza cura aver d'alcun riposo,

    salimmo sù, el primo e io secondo,
    tanto ch'i' vidi de le cose belle
    che porta 'l ciel, per un pertugio tondo.

    E quindi uscimmo a riveder le stelle.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias!

    Queda claro que Virgilio salió primero. Y el "rivedere" es para "volver a ver", lo que explica el "de nuevo" de la segunda traduccíon. Biem visto, es más precisa

    El otro traductor omite el "de nuevo"; ensu afán por hacer uantraducción rítimica y línea por línea, se aleja del original.

    Y gracias a ello me he reencontrado con Whitman, vive la différence!

    ResponderEliminar
  3. http://www.greatdante.net/texts/commedia/commedia.html

    ResponderEliminar